PRONATALISTAS: el Movimiento Silencioso que quiere ¿SALVAR LA HUMANIDAD? | Caféinna

Aquí deberías estar viendo el vídeo, pero no es así porque todos los vídeos de Canal R(e)D proceden de sus canales de YouTube y antes tienes que aceptar sus cookies de marketing (de YouTube). Lo podrás hacer en nuestro banner de aceptación, mediante el siguiente enlace: abrir banner de privacidad para aceptar las cookies de YouTube (en él podrás aceptar todas las cookies o solo específicamente las de YouTube).

En los oscuros mundos subterráneos de la élite tecnológica y financiera existe un movimiento silencioso que cada vez gana más adeptos entres los multimillonarios. Los pronatalistas consideran que es su deber traer niños al mundo para contrarrestar las bajas tasas de natalidad en Europa y en EE.UU. y, así, evitar el colapso de la población. Detrás de esta teoría se esconde una ideología supremacista que cree que su ADN es superior al resto de mortales y, por ello, sus hijos serán la futura élite dominante. Además, invierten en startups que prometen a los padres que sus vástagos serán genéticamente perfectos. ¿Quiénes son los pronatalistas? ¿Qué ideas defienden y por qué? ¿Qué tiene que ver todo eso con Elon Musk? ¿Cuáles son los riesgos de este tipo de ideologías? Estas son algunas de las preguntas que analiza Inna Afinogenova en esta nueva edición de Caféinna. 00:00 ¿De qué va el video? 01:36 La obsesión de las élites por tener hijos. 02:10 Las bajas tasas de natalidad en Europa y EE.UU. y la teoría del colapso. 03:08 Por qué el pronatalismo es una ideología supremacista 05:30 Startups al servicio de los pronatalistas: Genomic Prediction y Conception. 08:04 Elon Musk y su papel dentro del movimiento pronatalista. 09:38 Otras figuras destacadas: desde un columnista del New York Times a Jeffrey Epstein. 10:16 El matrimonio Collins y su teoría de los ocho hijos durante 11 generaciones. 11:28 Un informe de Naciones Unidas alerta sobre los riesgos de este tipo de alarmismos. 12:45 Los riesgos de las teorías pronatalistas. 14:05 Conclusiones